Seis clichés que deben evitar las mujeres

1. “Nosotras, novela romántica; ellos, revistas porno” Que a esta trilogía la califiquen de “porno para mamás” indica que a nosotras también nos gusta el sexo. No te niegues a disfrutar un libro o una peli subiditos de tono: estimulan y dan ideas para tu vida sexual. Si tú no te sorprendes, ¿cómo piensas sorprenderle? ¡Ah!, ya no hace falta que forres la portada: el libro electrónico te asegura discreción…

2. “La masturbación es para insatisfechas o mujeres solas” ¿Sabías que les encanta ver cómo nos damos
placer sin ellos? Prueba esta variante en tus juegos eróticos y verás cómo le excita esa faceta de
voyeur. ¡Serás tú quien disfrute de la subida de temperatura!

3. “Los juguetes son para ‘ese’ tipo de mujeres” Lo lúdico es parte de la vida y dejar de jugar al llegar la madurez es un gran error. El acto sexual es una forma de diversión, e incorporar vibradores, bolas chinas o una sencilla y estimulante pluma puede aumentar el disfrute. Cuando lo descubras, puede que Átame deje de ser solo
el título de una película.

4. “Ellos demuestran su excitación; nosotras, no” Mira lo que escribe Grey dirigiéndose a Ana: “Sí, estaba excitada, lo que a su vez me excitó a mí; no hay nada malo en eso”. Excítale excitándote… y prepara un buen ventilador, porque la casa echará humo. No tienes que despertar a los vecinos cada vez que llegues al orgasmo, pero tampoco te cohíbas: los hombres también quieren saber lo que valen en la cama. Según un estudio del portal de relaciones sin compromiso C-Date, el 79 % de los hombres españoles se preocupan por que su pareja alcance el orgasmo, así que… ¡aprovecha la ocasión para gozar al máximo!

5. “Ellos piensan en el sexo mucho más que nosotras” Sonsoles Fuentes escribe en Inteligencia sexual que
algunos estudios revelan que “el 42 % de las mujeres se excitan con más rapidez e intensidad que el
promedio de los hombres”.

6. “El hombre propone… y la mujer termina dejándose” Es falso que ellas siempre se dejen llevar o que
siempre sean ellos los que decidan coger las riendas. Eso es como negarte el placer de ser tú quien lleva el timón y asegurarte que llegas a buen puerto. Averigua lo que te pone y pídeselo. Y si sueles tener relaciones esporádicas, tómate esta máxima en serio: no tienes tiempo para que conozcan tu anatomía del goce. Tienes que ser tú quien le oriente.


Sobre Anthonela Colón Portal 332 Artículos
Homeópata y Psicóloga. Psicóloga por la Universidad Ramon Llull. Graduada en Homeopatía por la Universidad de Middlesex (Centre for Homeopathic Education). Psicoterapia y Counselling, en the School of Psychotherapy and Counselling Psychology.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*