Llagas en la boca – Tratamientos

Batido de
Es habitual que las personas que pasan muchas horas en la cama sin apenas moverse padezcan dolorosas llagas. El pepino, gracias a la pectina, un cicatrizante natural, es un fantástico remedio para la .

Ingredientes
Pepino fresco y maduro

Preparación
Pelamos el pepino y lo trituramos con la batidora.

Uso
Puede extenderse sobre las llagas con una esponja y dejarse secar al aire.

Si se prefiere, el pepino puede aplicarse cortado en largas láminas sujetas con unas gasas.

LLAGAS EN LA BOCA


La zarzamora, que se encuentra con facilidad en las orillas de los ríos, es una solución natural para las heridas bucales, aftas, hongos, escoceduras.

Ingredientes
10 o 15 g de hojas y tallos de zarzamora
½ l de agua
Unas gotas de limón
Una pizca de bicarbonato

Preparación
Tras limpiar la zarzamora, la introducimos en el agua hirviendo, tapamos el recipiente y la dejamos reposar 10 minutos, a modo de infusión. Pasado ese tiempo, la colamos en un vaso y le añadimos el limón y el bicarbonato.

Uso
Cuando esté lo suficientemente tibio para poder retenerlo en la boca, debemos enjuagarnos con él dos veces al día. En pocos días se nota la mejora.

LLAGAS EN LA BOCA


El Agua de Carabaña es un agua minero-medicinal de un manantial cuyas virtudes se conocen de antiguo y que se comercializa.

Ingredientes
Agua de Carabaña

Preparación
Ninguna.

Uso
Realizar dos enjuagues diarios.

LLAGAS EN LA BOCA

casera
La sidra, esa bebida apreciada especialmente en el norte de España, procede de una combinación de manzanas amargas, dulces y ácidas cuyo zumo se deja fermentar. Es diurética, digestiva y de muy bajo nivel alcohólico. Con ella se elabora un vinagre excepcional.

El vinagre de manzana es muy beneficioso para la salud, pues posee una potente combinación de sales minerales, materias orgánicas y ácido acético. Es muy rico en potasio, y también contiene fósforo, , , , calcio, azufre, y flúor.

Aquellos que tengan unas necesidades especiales de potasio como las personas mayores, quien tome medicamentos diuréticos, o padezca de retención de líquidos deben tomar vinagre de manzana habitualmente. También en caso de agotamiento, enfermedades cardíacas y para evitar el endurecimiento de la pared arterial.

Eso sí, no a todo el mundo le conviene: quienes padecen gástricas, gastritis, estreñimiento o problemas intestinales deben abstenerse o tomarlo en pequeñas dosis.

Ingredientes
Los posos de varias botellas de sidra
Un poco de sidra

Preparación
Los restos turbios (posos) de varias botellas de sidra natural se meten en una botella de cuerpo ancho y cuello estrecho. Ésta se cubre con un paño de lino y se deja al sol o junto a un radiador, a 25 ºC aproximadamente, durante 4 o 5 semanas.

Si ponemos un globo en el cuello de la botella veremos cómo se va hinchando conforme fermenta la sidra.

A medida que pasan las semanas, observaremos que se va formando una capa superficial en nuestros posos de sidra: es la “madre” del vinagre.

A las 5 semanas comprobamos si el vinagre está ya suficientemente ácido; si es necesario, lo vertemos en un recipiente de barro y lo dejamos 2 o 3 semanas más, controlando su nivel de acidez, cubierto con un paño de algodón.

Cuando la acidez es ya suficiente, se cuela con un paño limpio y se le añade un poco de sidra para embotellar.

Guardando la “madre” podremos obtener más vinagre siempre que lo necesitemos, con sólo mezclar una porción con sidra nueva.

Uso
El vinagre de manzana tiene muchísimos usos. Agregándole un poco a las legumbres, éstas se hacen más digestivas y mantecosas.

Añadiéndolo en nuestras comidas, favorecemos la regeneración de la flora intestinal, mejoramos la digestión facilitando la absorción de nutrientes y reforzamos nuestro sistema inmunológico.

También es un magnífico limpiador de cazuelas, del aluminio y de los cristales.

Con 2 cucharadas de vinagre diluidas en medio vaso de agua podemos hacer desaparecer la aerofagia y algunos problemas digestivos. Asimismo, con esa misma dosis tres veces al día combatimos los calambres, que se producen por falta de potasio.

Añadiéndole a esas 2 cucharadas de vinagre en medio vaso de agua una pizca de bicarbonato y haciendo gárgaras dos veces al día durante 2 o 3 jornadas se elimina la laringitis, el dolor de garganta, la afonía o la tos; las bacterias que provocan las enfermedades de garganta no soportan un medio ácido como el vinagre. En enjuagues bucales, el vinagre mejora las llagas y los hongos en la boca, y reduce la formación de sarro.Para las picaduras de medusa por ejemplo, se hace un barro con arcilla y vinagre de manzana y se aplica en la zona afectada.

Para los hematomas, se aplica directamente sobre ellos una compresa empapada en vinagre de manzana.

Para el , medio vaso de agua templada con 2 cucharadas de vinagre de manzana y 1 cucharada de miel de azahar. Lo tomamos antes de acostarnos.

Y para las varices, si empapamos en vinagre unas vendas y las metemos en el frigorífico, por la noche nos las podremos colocar en las piernas notando su efecto muy rápidamente.


Sobre Anthonela Colón Portal 332 Artículos
Homeópata y Psicóloga. Psicóloga por la Universidad Ramon Llull. Graduada en Homeopatía por la Universidad de Middlesex (Centre for Homeopathic Education). Psicoterapia y Counselling, en the School of Psychotherapy and Counselling Psychology.

1 comentario

  1. Dra.Belen  ,estoy muy agradecida por todos esos consejos que nos compartes y de todo corazon te deseo que el señor te llene de muchisima sabiduria para que sigas adelante en todos tus proyectos…muchisimas gracias por que me queda muy en clara todo respecto al acido urico y la gota y te cuento que todos tus consejos me han ayudado demasiado,pues esto me producia un dolor muy agobiante y te lo juro desde mis 23 años sufro este dolor y no sabia por que,pues los doctores no me descubrian nada,ahora a mis 34 años vengo a saberlo que me pasa en realidad…muchisimas gracias mi querida doctora BELEN, que dios te bendiga.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*