La diabetes – Exceso de azúcar en la sangre

Se trata de una enfermedad que padecen muchísimas personas, algunas sin siquiera saberlo.

La Diabetes remedios caseros

Sus consecuencias son graves y muy peligrosas. Excepto en los casos de origen hereditario, en general puede prevenirse en base a una alimentación sana y otros hábitos de vida. También puede ser combatida de manera natural, complementando el tratamiento indicado por el médico.

La es un trastorno del metabolismo orgánico, que se caracteriza fundamentalmente por un aumento permanente del nivel de azúcar (glucosa) en la sangre, lo que se denomina hiperglucemia.

La proporción normal de glucosa es de 70 a 110 mg. por litro de sangre. La mayor concentración de azúcar también se evidencia en la orina. Este desequilibrio obedece a un déficit de insulina, que es la sustancia encargada de mantener los niveles normales de glucosa.

Sus causas son diversas y, en algunos casos, se combinan entre sí. Puede ser de origen hereditario, o consecuencia de trastornos en los centros nerviosos y órganos que intervienen en la transformación y asimilación de los alimentos (, páncreas, riñones). También puede ser provocada por la obesidad, o por una  alimentación desequilibrada, excesiva en y azúcar.

SINTOMAS:

La diabetes es una enfermedad que, en muchos casos, no se manifiesta de inmediato y demora años en declararse abiertamente.

La insulina es una hormona producida por el páncreas. Interviene en el procesamiento de los hidratos de carbono y azúcares ingeridos en la alimentación, para obtener glucosa y mantenerla en las proporciones normales y necesarias para el organismo.

Cuando existe un déficit de insulina, ya sea por trastornos orgánicos que inhiben o disminuyen su producción, o porque el tipo de alimentación vuelve insuficiente la cantidad normal que produce el organismo, se origina la hiperglucemia o diabetes.

El tratamiento usual contra esta enfermedad consiste en suministrar al enfermo dosis periódicas de insulina para cubrir ese déficit. Muchas veces, especialmente en los casos de diabetes crónica, es el único tratamiento posible. Pero, en otros, si no es acompañado por cambios en el régimen de alimentación y un tratamiento global, puede dar origen a una dependencia, ya que no se estimula organismo para que produzca su propia insulina en cantidad suficiente.

La hipoglucelina:

Una situación opuesta, en cierto sentido, a la diabetes, es la llamada . Es decir, cuando el nivel de glucosa en la sangre desciende por debajo de los límites normales. En si misma, es mucho menos peligrosa que la hiperglucemia, aunque trae consecuencias bastante molestas: debilidad, , baja,  desmayos, etc. Para quienes padecen esta enfermedad, es conveniente tener siempre a mano algún alimento dulce, a fin de superar el momento en que se produce este descenso. Puede ser un caramelo de miel, un poco de azúcar, o alguna bebida caliente y endulzada con azúcar o miel.

Las consecuencias:

El avance de esta enfermedad trae consecuencias muy graves y peligrosas: debilidad y adelgazamiento extremo, disminución de las defensas orgánicas frente a otras enfermedades, problemas y lesiones musculares, daños en las arterias, disminución de la visión (que puede llegar hasta la ceguera), riesgo de pérdida de embarazos, alteraciones nerviosas y mentales, etc. El resultado extremo es el llamado coma diabético, un estado de intoxicación general que provoca lo pérdida casi total del conocimiento, deshidratación y crisis agudas que pueden ocasionar la muerte. Valen la pena, entonces, los esfuerzos para prevenirla y combatirla.

Reglas básicas para la prevención

En la mayoría de los casos, la diabetes puede ser prevenida en base a criterios y actitudes bastante sencillos. Estos puntos son válidos —en realidad, doblemente necesarios— si ya se padece la enfermedad. Son el resultado de muchos años de experiencia y práctica médica.

Siete Consejos

  1. Lleve un régimen de alimentación sano y balanceado. Es el principal factor de prevención. Controle la cantidad de hidratos de carbono, azúcar y grasas que ingiere. Recuerde que, para una persona de peso y actividad medios, son suficientes unos 70 g de grasa y 170 g de hidratas de carbono diarios. En general, incluya más frutas y verduras frescas. Prefiera los alimentas naturales a las envasados. Reemplace las gaseosas y las bebidas azucaradas por , y el azúcar refinado por la miel. Ingiera lácteos parcialmente descremados. Evite el alcohol, o beba muy moderadamente.
  2. Vigile su peso. El exceso de peso puede terminar en la obesidad, que es uno de los factores de mayor riesgo para esta enfermedad: uno de cada seis obesos son diabéticos. En el inserí de Obesidad y en el de Alimentación, usted podrá consultar las tablas de peso medio normal y de calorías que contiene cada alimento, así como numerosas indicaciones para planificar su alimentación y bajar de peso, o mantenerse, sin riesgo para su salud.
  3. Evite la vida sedentaria. No limite su actividad diaria a trabajar o mirar televisión. Camine, haga ejercicios, practique deportes, elija un entretenimiento que le requiera actividad física. Así “quemará’ calorías y excedentes de hidratos de carbono, azúcar y grasas, y mejorará su estado físico y su salud en general.
  4. Realícese exámenes de sangre y orina. La presencia excesiva de glucosa en la sangre y en la orina es el indicador más claro de diabetes. Hágase dos exámenes anuales, como mínimo, para detectar y prevenir esta enfermedad desde su inicio.
  5. Controle su hígado y sus riñones. Muchas veces, la diabetes es originada por trastornos renales o hepáticos. Observe cualquier alteración del funcionamiento normal de estos órganos y consulte a su médico sobre ellos.
  6. Controle su vista. Lo pérdida de visión, o cualquier otra anormalidad de la vista, puede indicar, muchas veces, un síntoma de diabetes. Además de la consulta con el oculista, verifique el nivel de glucosa en sangre y orina.
  7. No se automedique. Muchas personas toman medicamentos industrializados para curar dolencias o síntomas leves como catarros, fiebres, , dolor de cabeza, etc., sin consultar con su médico. Es un error, ya que estos productos pueden no ser los indicados para su problema y tener otras consecuencias. Utilícelos sólo cuando un . médico se los indique y en las dosis recetadas. Recuerde que con la mayoría de las hierbas y elementos naturales indicados en este libro puede obtener muy buenos resultados, sin efectos secundarios ni riesgos para su salud.

Hierbas y plantas contra la diabetes

Existen numerosas hierbas y plantas medicinales que ayudan a prevenir y curar la diabetes. Todas son beneficiosas y pueden usarse, según la situación, solas o combinadas. Se incluyen recetas simples, especiales y compuestas, indicando en cada caso cuándo utilizarlas. En general, su acción es más eficaz cuanto mayor sea la variedad de hierbas. Cumpla estrictamente las instrucciones que se detallan en cada receta para que le resulten efectivas y pueda, además, verificar el resultado obtenido con el tratamiento.

Recetas simples:

Grasas 
Se recomienda que las grasas que se consuman sean de origen vegetal como del aguacate y de nueces y almendras.

Infusión de Eucalipto 
Ponga a hervir durante cinco minutos tres hojas tiernas de eucalipto en medio litro de agua. Tome tres tacitas al día.

Semillas de Linaza 
Las semillas de linaza por su alto contenido de fibra, permiten al cuerpo metabolizar mejor el azúcar en la sangre. Disuelva una o dos cucharadas en agua o jugo diluído en agua y bébalo antes de las comidas.

Alimentos Recomendados para combatir la diabetes 
Se sugiere el consumo de alcachofas, repollo, ajo, ejotes y frutas secas, así como eliminar el consumo de café, té, alcohol, chocolate y sal.

Cardo Mariano 
Esta hierba medicinal es excelente para disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Puede comprarse en cápsulas y se toma de acuerdo a las instrucciones del fabricante.

Alcachofa 
Se hace un cocimiento en agua de las hojas, tallos o raíces de esta planta, se toma dos o tres vasos al día, es tónico.

Nopal y Sábila 
Se prepara un licuado con un trozo de sábila y una penca de nopal limpias y sin espinas. Se licuan en agua y se bebe lentamente antes de la comida del mediodía.

Para preparar estas recetas se utilizan eucalipto, endrino, enebro, arándano o agrimonia:

  • Se preparan con una sola hierba o planta. Están indicadas para quienes sufren, de manera leve, sólo uno de los síntomas indicados. Use la que usted prefiera. Si los resultados no lo satisfacen, reemplácela por otra, pero no la combine con otro hierba.
  • En todos los casos, hierva 25 g en 1 litro de agua. Debe reposar 10 minutos y tome una taza diaria durante 25 días.
  • Tomar seis tazas diarias durante 30 días. Descansar 2 días y reiniciar por otros 30. Interrumpir 4 días y realizar una última etapa de 15 días, bebiendo 4 tazas diarias.
  • Hervir 50 gr. de polvo de hojas de olivo en un litro de agua.
  • Beber tres tazas diarias durante 15 días. Descansar 4 y retomar el tratamiento con cuatro tazas diarias durante 45 días.
  • Hervir 45 gr. de hojas de zarzamora en un litro de agua.
  • Tomar cuatro tazas diarias durante 17 días. Interrumpir 4 días y reiniciar con dos tazas semanales, durante seis semanas.

Recetas compuestas:

Se preparan con dos o más hierbas o plantas. Es para aquellos casos en que se sufre de dos o más síntomas, ya sea en Forma 1 leve o aguda. Recuerde que las recetas son más potentes cuanto mayor es el número de hierbas, sin importar la cantidad de éstas, la duración del tratamiento, o el número de tazas diarias.

  • Hervir 200 gr. de  en 2 litros de agua. Colar y beber cuatro tazas semanales durante ocho semanas.
  • Hervir 40 gr.  de , 20 gr. de menta y 35 g de apio en un litro de agua. Dejar asentar unos minutos y colar. Tomar cuatro tazas diarias durantes dos meses.
  • Hervir 60 g de vainas de judías, 15 gr. de hinojo y 25 g de tallos de alcachofa en 1 litro de agua. Tomar tres tazas diarias durante 15 días. Descansar 2 días y reiniciar con cuatro tazas diarias durante 30 días.
  • Hervir, durante media hora, 30 gr. de artemisa en un litro de agua.

El berro

Dentro de las recetas especiales, existe una, preparada en base al berro, hierba fácil de conseguir en cualquier mercado. Se deben hervir 200 g de esta planta en un litro de agua y beber tres tazas diarias durante dos meses. El tratamiento se completa con una abundante ensalada de berro fresco y crudo, una vez al día.

Heridas y enfriamientos

Si usted padece de diabetes, debe cuidarse especialmente de las heridas, las infecciones y los enfriamientos, porque pueden ocasionarle graves consecuencias, ya que la enfermedad bala las defensas del organismo. En cualquier caso, no se automedique.

Controles médicos de rutina

Los chequeos de la salud en personas que aparentemente están sanas permiten descubrir enfermedades desde su inicio, o en la primera etapa de su desarrollo y, por lo tanto, realizar el tratamiento con mayor eficacia.

Entre los procedimientos más empleados para realizar estas pruebas, se encuentran los análisis de sangre, ya que brindan muchos datos sobre el estado general del organismo del paciente.

Dejar repasar 10 minutos y agregar 30 gr. de perejil. Hervir todo durante 10 minutos. Beber tres tazas por día durante un mes.

  • Hervir 30 g de menta y 30 gr. de hinojo en dos litros de agua. Tomar cuatro tazas diarias durante 15 días. Interrumpir por 4 días y retomar con ocho tazas diarias durante 20 días. Descansar 3 días y recomenzar con tres tazas diarias durante un mes.
  • Hervir 20 g de arte-misa, 15 gr. de hojas de grosellero, 15 gr. de zarzamora, 15 gr. de hojas de nogal y 5 gr. de perejil en 1 litro de agua. Beber cuatro tazas diarias durante 65 días.
  • Hervir 35 g de diente de león, 25 g de hojas de ortiga y 25 gr. de pensamiento en un litro de agua. Tomar seis tazas diarias durante 40 días.

EL GLUTEN

Entre otros aspectos de su dieta, los diabéticos tienen generalmente prohibido el consumo de harinas vegetales o de productos derivados de ella (pan, pastas, galletitas, etc.). Como estos son componentes muy comunes de nuestra alimentación, una alternativa, entonces, es consumir productos elaborados con gluten.

El gluten es una parte del contenido del grano. Está constituido por un alto porcentaje de proteínas (aproximadamente un 24 .% ), y tiene un contenido bajo de hidratos de carbono (apenas un 4 %) . Su consistencia y textura son muy similares a las de la carne. Por este motivo ha recibido el nombre de “carne vegetal”. Actualmente, muchos casas de productos dietéticos comercializan tostadas, prepizzas, fideos y otros productos elaborados con gluten.

Si lo desea, puede obtenerlo usted mismo, a partir de la harina de trigo, de la siguiente forma:

  • Con harina y agua se forma una pasta de consistencia normal.
  • Posteriormente se la deja reposar durante doce horas, en un recipiente con agua.
  • Después se lava la masa con agua, para que elimine todo el almidón y quede elástica.

Sobre Anthonela Colón Portal 332 Artículos
Homeópata y Psicóloga. Psicóloga por la Universidad Ramon Llull. Graduada en Homeopatía por la Universidad de Middlesex (Centre for Homeopathic Education). Psicoterapia y Counselling, en the School of Psychotherapy and Counselling Psychology.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*