La bulimia y el Transtorno Alimenticio

La es un que afecta generalmente a mujeres en la adolescencia y al comienzo de la edad adulta

remedio casero para la bulimia

Este comportamiento consiste en la ingesta compulsiva de grandes cantidades de ricos en calorías (mediante atracones a escondidas) para luego eliminarlos del organismo con purgas como vómitos autoinducidos, laxantes, diuréticos, enemas, ayunos desordenados y, en algunos casos, la práctica de ejercicios excesivos e incontrolados.

La bulimia es causada por la y preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico.

Muchas veces resulta difícil detectar la persona que sufre de bulimia, ya que, a diferencia de los anoréxicos cuyo problema de falta de peso se hace evidente, por lo general, la bulimia no se asocia a una modificación importante del peso corporal como para suponer un signo de alarma e incluso come sin problemas cuando se encuentra con otras personas.

Sin embargo, existen conductas evidentes asociadas a este trastorno como son:

  • Preocupación obsesiva por la comida
  • Miedo excesivo e incontrolado de engordar.
  • Desaparición inexplicable de grandes cantidades de alimentos
  • Constante idas al baño después de las comidas
  • Insatisfacción con respecto a su propio cuerpo
  • Desmedido afán de perfeccionamiento
  • Frustración y depresión (al no lograr sus expectativas)
  • Cambios frecuentes de ánimos.

En cuanto a los signos físicos que presentan las personas con bulimia, se puede apreciar, al inicio, erosiones en el esmalte dental, caries, inflamación en las encías y en la lengua y faringitis debido a la acidez del vómito, arrugada por la deshidratación, estreñimiento, problemas digestivos y debilidad muscular a causa del desequilibrio producido por la pérdida de minerales esenciales en la diarrea.

Luego, a medida que avanza este trastorno, la persona pueden desarrollar complicaciones médicas importantes como son: irritable, hernia de hiato, y riesgo de apendicitis (por el abuso de laxantes), perforación del esófago; alteraciones metabólicas como descenso de glucosa, o alteraciones de los iones en sangre, alteraciones renales (por el exceso de diuréticos).y cardiacas como arritmias que, de no ser tratados a tiempo, pueden tener consecuencias fatales

Remedios populares y caseros

Como la bulimia está relacionada con estados de ansiedad y depresión, se recomienda la ingesta de los siguientes remedios naturales.

  1. Verter 1 cucharada de la melisa seca en una taza de hirviendo. Tapar, colar y dejar refrescar. Tomar 1 taza durante varios días para controlar la ansiedad.
  2. Hervir, durante 5 minutos, 1 cucharada de hipérico o hierba de San Juan en 1 taza de agua. Retirar del fuego y refrescar. Tomar 1 taza cuando se sienta depresivo.
  3. Hervir 1 cucharada de flores secas de tila en 1 taza de agua durante 5 minutos. Beber 3 tazas al día dependiendo del estado anímico.
  4. Verter 1 cucharada de en una taza de agua hirviendo. Tapar, colar y dejar refrescar. Tomar 1 ó 2 tazas al día para controlar la ansiedad.

Recomendaciones:

Procurar la detección e intervención tempranas, ya que de esta forma se reduce la gravedad de los síntomas y mejora la .

Evitar el consumo de comida chatarra, productos que contengan abundantes pesados, harina blanca y con azúcar.

Realizar cinco comidas al día en lugar de tres, pero en pequeñas porciones, ya que al comer con más frecuencia se puede ayudar a controlar tanto las sensaciones de llenura como de hambre.

Tener siempre alimentos saludables como frutas cerca por si se siente deseos de comer.

Identificar patrones que empujan a comer convulsivamente como situaciones e incluso personas para evitarlos.

Tomar control de la vida y no permitir que algo (comida) lo controle.

Evitar situaciones de estrés, depresión o ansiedad mediante la práctica de deporte con moderación, meditación, ejercicios de respiración profunda, yoga y visualización.

Procurar un tratamiento con especialistas, donde intervengan no sólo el médico de familia, sino endocrinos, psicoterapeutas, entre otros.

Debido a que la bulimia ataca principalmente a los adolescentes, se les recomienda a los padres:

Mantener una relación estrecha con el hijo o hija adolescente, ya que la falta de comunicación, según los expertos, es un factor de riesgo de este trastorno.

Evitar dar excesiva importancia a las y al peso, ya que unos padres obsesionados por el peso o por la imagen no son el mejor ejemplo para un adolescente.

Hacer que el hijo o hija comprenda y acepte su cuerpo y los cambios que está experimentando a raíz de la adolescencia.

Establecer unos hábitos alimentarios adecuados en el hogar para evitar la bulimia como los siguientes:

No dejar que el hijo ingiera los alimentos solo viendo la televisión y eligiendo las comidas que más les apetecen.

Establecer un horario fijo de comidas

Hacer hincapié en el desayuno, ya que existen estudios que demuestran que saltarse esta comida aumenta el riesgo de padecer bulimia.

La psicología, el tratamiento fundamental

Al ser un trastorno que afecta tanto física como psíquicamente, el tratamiento es complejo. La psicoterapia individual, de grupo o familiar, la orientación nutricional y un buen plan alimenticio supervisado por un terapeuta, son las bases fundamentales para controlar la enfermedad. Cuando aparecen síntomas de recaída, el paciente debe contactar siempre con el médico o psiquiatra responsable de su seguimiento.

El tratamiento psicológico debe reducir la distorsión de la imagen corporal, la insatisfacción y la ansiedad. Es importante que el enfermo lleve una vida normal aunque tenga un control médico, y sienta confianza en el entorno familiar y en su terapeuta para poder fortalecer la personalidad, la autoestima y la autoimagen.

En el plano físico, la pauta a seguir se encamina a suprimir los atracones, los periodos de ayunas y la toma de laxantes o diuréticos, además de corregir los desequilibrios biológicos y reducir el peso. Para ello se tiene que contar con la voluntariedad del paciente en llevar a cabo el tratamiento, la disciplina en las dietas impuestas y en las hospitalizaciones que sean necesarias y el control de peso en los objetivos proyectados.

Pero lo fundamental en este tipo de alteraciones es la prevención. Frente al deseo de adelgazar es necesaria educación escolar y en los medios de comunicación, destinada a lo que se considera como grupos de riesgo. Otro factor importante es concienciar a la población de que estas enfermedades constituyen un problema importante de salud pública e incidir sobre la población adolescente.

 


Sobre Anthonela Colón Portal 332 Artículos
Homeópata y Psicóloga. Psicóloga por la Universidad Ramon Llull. Graduada en Homeopatía por la Universidad de Middlesex (Centre for Homeopathic Education). Psicoterapia y Counselling, en the School of Psychotherapy and Counselling Psychology.

1 comentario

  1. Hola, soy un chico de 23 años, he padecido bulimia desde los 12 años cuando iniciaba la adolecencia, al principio no sabía lo que me pasaba, ni lo aceptaba por supuesto, comía mucho pero nadie se daba cuenta en mi familia. El sacarme el alimento del estomago me daba o me da una sensación de satisfacción, suelo preocuparme mucho y me ahislo demasiado, tengo inseguridad personal por aspectos fisicos, aún cuando sé que no se debe dar importancia a estos aspectos en extremidad hago lo contrario. ya son 10 años de haber padecido la enfermedad, y pensé que tenía un año superandolo, pero he leído los comentarios acá y veo que no he salido, porque ya no me he provocado el vómito pero he ayunado mucho cuando como en exceso, o tomo laxantes extremadamente hasta provocar diarrea, cuando no hago estas opciones, recurro a no comer en días y hacer extremadamente ejercicio. Me he deprimido mucho más de lo normal porque desde que empezé a provocarme el vómito, no sé si poco antes o despues empezaron a salirme demasiados barritos y espinillas, durante esta enfermedad el acné se hizo muy severo tanto que me ha bajado mi autoestima por los suelos, no sé como quitarme los barritos y he relacionado este problema del acné con la bulimia que tambien me doy cuenta no he salido y ya tengo entonces 11 años con la enfermedad. Ahora mi estomago ya está demasiado dañado porque no puedo comer picantes, cosas chatarras , cosas muy grasosas, bebidas gaseosas, frituras,y tampoco cenar porque todo me provoca malestar estomacal, agruras, acidez, y como resultado muchisimos barritos, espinillas en extremo. Ayudenme porfavor, vivir así no es vivir, y he pensado en quitarme la vida, no puedo pensar en otra cosa más que en el daño que me he hecho y me he arruinado no quiero salir, no quiero hablar con nadie, y me siento sumamente feo aunque me dicen lo contrario. porfavor ayudenme!!!!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*