La Anemia: Prevención y Dietas

Afección caracterizada por un déficit de los glóbulos rojos de la sangre, encargados de transportar y distribuir el oxígeno que necesita el cuerpo.

Anemia – Prevención y Dietas


La anemia puede tener diferentes causas. El tratamiento depende de esas causas y, según el caso, incluye cambios en la dieta, medicación o transfusiones sanguíneas.

¿Qué es la anemia?
La anemia no es en sí una enfermedad sino más bien una señal de que el cuerpo padece un déficit de glóbulos rojos o de un pigmento llamado hemoglobina. La anemia puede sobrevenir por mala nutrición, pérdida excesiva de sangre, destrucción de los glóbulos rojos, niveles anormales de hemoglobina o por otras causas. Pero, sea cual sea la causa, el resultado siempre es el mismo: la sangre no transporta oxígeno suficiente a las células del cuerpo, por lo que éste no puede funcionar con normalidad.

Causas
Las personas con dieta alimenticia deficiente, con bulimia, anorexia nerviosa, diabetes, enfermedad tiroidea, operadas del estómago, con cáncer de estómago o con antecedentes familiares de anemia perniciosa son propensas a este problema. Generalmente, es de comienzo gradual, por lo que los síntomas son difíciles de detectar.

Causas genéticas
Hay personas que nacen con enfermedades que disminuyen la capacidad del cuerpo para producir glóbulos rojos. La talasemia es una enfermedad heredada en la que la tasa de producción de hemoglobina es demasiado baja.

Esta enfermedad es más común en gente de ascendencia mediterránea,
africana o asiática. La talasemia se divide en dos categorías: mayor

Prevención
Comer adecuadamente para prevenir la anemia La buena nutrición desempeña un papel fundamental en la prevención y tratamiento de los diferentes tipos de anemia.

Una dieta equilibrada debe incluir a diario alimentos que contengan:

  • (esta vitamina sólo se encuentra en productos animales): carne, pescado y productos lácteos.
  • Ácido fólico: vegetales de hoja frondosa y color verde oscuro, carne, huevos, jugo de naranja y integrales;
  • Hierro: , , algarroba, col rizada, , frutos secos, guisantes, judías secas, , hígado, , papas con piel, calabaza, , harina de soja, espinaca, germen de trigo, y cereales fortificados con hierro.


Soluciones
 Caseras:

Sopas de ajo
Las sopas de ajos son un alimento muy nutritivo. Con este plato de toda la vida combatiremos la anemia.

Ingredientes: (para 4 personas)
(2 rebanadas por persona si sin pequeñas, 1 si son grandes)
6 dientes de ajo
½ vaso de aceite
½ cucharada de pimentón
2 l de agua
Aceite
Sal

Preparación:
Se machacan un poco los ajos y se fríen en aceite. Cuando se han dorado un poco se le añade el pan y, por último, el pimentón (hay quien le pone también comino), ya fuera del fuego para que no se queme. En seguida se le agrega el agua y se deja hervir una media hora a fuego lento.
Uso
Tradicionalmente, se comía como cena, pero cualquier momento es bueno.

Otro:

Friegas con jerez y huevo
Los anémicos suelen sentir frío sin motivo aparente, sobre todo en los pies y en las manos. Este antiguo remedio se utilizaba para calentarlos.

Ingredientes:
½ vaso de vino de Jerez
2 huevos

Preparación:
Simplemente, se mezclan bien los dos ingredientes.

Uso:
Dar friegas con esa mezcla en la espalda del anémico.

Otro:

Compota de calabaza
La calabaza contiene gran cantidad de vitaminas y proporciona ácido fólico, cuya falta también puede ser motivo de anemia.

Ingredientes:
1 litro de agua
Un trozo de calabaza
1 manzana
6 orejones
Un puñado de pasas de corinto

Preparación:
Partimos la calabaza, que debería ser roja o anaranjada, en pequeños pedazos pequeños y la añadimos al puchero junto con la manzana picada, las pasas de corinto y los orejones. Lo hervimos en agua durante 15 minutos hasta que logramos una papilla, que iremos aplastando con un tenedor. El agua se ha de evaporar y el puré quedar espeso.

Uso:
Tomarla en desayunos y comidas durante varios días.

ANEMIA – COLESTEROL ALTO

Canapé mexicano de aguacate
Esta es una nutritiva y digestiva receta mexicana con aguacate.

Ingredientes:
1 aguacate
2 dientes de ajo
3 o 4 gotas de tabasco
1 chorrito de
sal
zumo de limón

Preparación:
Se trocea el aguacate, se reserva, y se prepara una salsa con los dientes de ajo picados, así como el tabasco, el aceite de oliva y un poquito de sal y limón. A continuación, se mezcla el aguacate con la salsa, machacándolo todo hasta conseguir una textura de puré.


Sobre Anthonela Colón Portal 332 Artículos
Homeópata y Psicóloga. Psicóloga por la Universidad Ramon Llull. Graduada en Homeopatía por la Universidad de Middlesex (Centre for Homeopathic Education). Psicoterapia y Counselling, en the School of Psychotherapy and Counselling Psychology.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*