Las Dolencias Hepáticas del Hígado

Algunas de las enfermedades del , como la hepatitis, son de origen viral y se previenen específicamente a través de vacunas y otros productos medicinales.

Las Dolencias Hepáticas del Hígado

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. Puede afirmarse que el 80 % de las actividades vitales del organismo están relacionadas, directa o indirectamente, con este órgano. Es claro, entonces, que necesitamos un hígado sano, que funcione tal como el organismo lo requiere. Se ubica en el lado derecho, entre el diafragma y el estómago. Su color es rojo oscuro y pesa 2 kg, aproximadamente. Sus funciones más importantes son:

  • Producción y filtrado de la sangre;
  • Elaboración de la bilis, que interviene en el proceso digestivo;
  • Procesamiento biológico y transformación de los y de sus nutrientes (grasas, proteínas, minerales y vitaminas);
  • Transformación de azúcares y ácidos;
  • Síntesis de proteínas esenciales para el organismo, y de diversas vitaminas;
  • Regulación del equilibrio de diversos aspectos de nuestro metabolismo, como el volumen sanguíneo o la tasa de colesterol;
  • Expulsión y eliminación de sustancias tóxicas y nocivas.

Resulta claro, entonces, por qué es necesario cuidarlo. Sus trastornos y disfunciones repercuten en todo el organismo. Sus afecciones y enfermedades más importantes pueden traer consecuencias graves e, incluso, la muerte.

Pero gran parte de sus dolencias es el resultado de una mala alimentación o del . Por lo tanto, pueden prevenirse con una y equilibrada y con otros hábitos sencillos.

1. Coma de manera sana y equilibrada. El exceso de comida la comida industrializada, con conservantes o con demasiadas grasas, recarga el trabajo del hígado, que debe intervenir en el procesamiento de todos esos nutrientes y sustancias. Recuerde estos consejos:

  • Evite los productos envasados. Consuma alimentos frescos y naturales, aumentando la cantidad de frutas y verduras.
  • Disminuya la cantidad de carne vacuna que come diariamente, e incluya pollo y pescado en su dieta. Elija los cortes desgrasados.
  • Evite las frituras, ya que son extremadamente nocivas para su hígado y aumentan el número de grasas que debe procesar su organismo.
  • Reemplace el azúcar refinado por la miel. Esta endulza cualquier bebida o postre, es más sana y mucho más fácil de digerir.
  • Evite el té y el café, ya que contienen sustancias tóxicas que afectan el hígado. Le sugerimos numerosas infusiones de efecto benéfico para el funcionamiento hepático con las que puede reemplazar este hábito.

2. Cuide su peso. El sobrepeso y la obesidad afectan el hígado y el conjunto del sistema hepático. Trate de mantener el peso correspondiente a su sexo y edad, planificar su dieta de manera equilibrada y bajar de peso sin poner en riesgo su salud.

3. No beba alcohol en exceso. En cantidades muy moderadas, las bebidas alcohólicas no afectan a un organismo sano y, según investigaciones médicas, pueden tener un efecto benéfico. Pero el exceso de alcohol es uno de los peores enemigos del hígado. Evite el vinagre, ya que sus efectos pueden ser tan perjudiciales como los del alcohol.

4. Evite el tabaco. O reduzca al máximo los cigarrillos diarios que consume. El humo del tabaco contiene toxinas que el hígado debe neutralizar y expulsar del organismo. Si se fuma en exceso, el trabajo del hígado se recarga y puede no responder correctamente a sus funciones básicas.

5. Realice actividad física. Las caminatas, el ejercicio físico moderado, los deportes y las actividades físicas ayudan a eliminar grasas y toxinas. Por eso, alivian el trabajo del hígado y favorecen su buen estado. Pero realícelos con criterio y equilibrio, de acuerdo con su edad y estado físico, ya que los esfuerzos excesivos son perjudiciales para el hígado.

Alimentos que benefician al hígado:
Asi como hay alimentos perjudiciales para la salud hepático, existen otros que tonifican, protegen y ayudan al funcionamiento normal del hígado. Como la lista es muy variada, puede incluirlos en su dieta, de manera habitual.

Aceitunas, Achicoria, Alcachofa, Alfalfa, Almendras, Ananá (piña), Apio, Arroz integral, Avellanas, Avena, Banana (plátano), Berenjena, Berro, Brócoli, Calabaza, Cebada, Cebolla,Centeno, Cerezas Coco, Col, Coliflor, Durazno (melocotón), Espárrago, Espinaca, Higo, Lechuga, Lentejas, Limón, Maíz, Mandarina, Manzana, Melón, Miel, Naranja, Nueces, Pan integral, Papa natural, Pepino, Pera, Perejil, Polen, Pomelo, Puerro, Sandía, Sémola, Soja, Tomate, Trigo (integral y germinado), Uva (natural y pasas), Zanahoria.


TRATAMIENTO PARA ENFERMEDADES HEPÁTICAS

El mal funcionamiento del hígado se refleja en trastornos, algunos de gravedad. Cuando estas dolencias aparecen, es necesario ajustarse a las reglas de prevención y cuidado que hemos indicado, y además, iniciar un tratamiento adecuado al malestar específico. De esta forma, se atacará tanto la causa como la consecuencia del problema.

De nada sirve un tratamiento si, a la vez, no se siguen las reglas de cuidado del hígado. Si la dolencia desaparece, podrá suspenderse el segundo aspecto, pero deberá mantenerse el primero porque, de lo contrario, el hígado enfermará nuevamente, tarde o temprano.
A continuación, se incluyen algunas recetas para afecciones hepáticas, o de origen hepático.

y jaqueca: hervir en un litro de , durante 10 minutos, una cucharadita de cada una de estas hierbas: tilo, romero, grama y diente de león. Beber dos tazas diarias.

Mareos: hervir, durante 15 minutos, 10 g de lavanda en un litro de agua. Beber tres tazas diarias.

Nauseas: hervir 1/2 litro de agua y preparar una infusión de manzanilla.
Dejar reposar durante 25 minutos. Colar y beber tres tazas en el día.

Vómitos: hervir 15 g de menta y 15 g de valeriana en 1 litro de agua. Dejar entibiar un poco y tomar tres tazas por día.

: cuatro tazas diarias de té de manzanilla o boldo, solos o endulzados con miel, especialmente luego de las comidas más abundantes.


Sobre Anthonela Colón Portal 332 Artículos
Homeópata y Psicóloga. Psicóloga por la Universidad Ramon Llull. Graduada en Homeopatía por la Universidad de Middlesex (Centre for Homeopathic Education). Psicoterapia y Counselling, en the School of Psychotherapy and Counselling Psychology.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*