El agua como remedio natural

Desde tiempos remotos, el es considerada como uno de los pilares de la medicina natural

agua remedio natural

Cada vez es más recomendada por los médicos como un medio eficaz para asegurar una vida más saludable, con la ventaja de que puede ser utilizada sin distinción de edad.

La utilización de agua brinda excelentes posibilidades para combatir, rápida y efectivamente, el a través de diferentes tratamientos aplicados por la medicina tradicional o por la medicina natural para la eliminación de toxinas y otros elementos nocivos.

En todos los casos, los efectos generales que se logran con la cura natural a través de la ingestión de agua son positivos para el enfermo, ya que no sólo alivia el dolor de cabeza sino que evita el agravamiento de la enfermedad que produce ese dolor, Además, siempre es posible combinar la cura natural que proporciona el agua con tratamientos médicos.

Entre los beneficios de esta cura, podemos citar los siguientes:

  • eliminar los efectos de la congestión e internas;
  • impedir la fermentación de elementos nocivos;
  • revitalizar el organismo;
  • descongestionar los órganos;
  • expulsar las toxinas;
  • activar lo circulación;
  • tonificar los nervios y actuar como ;
  • normalizar las funciones del organismo.

Los Existen diversos procedimientos para aprovechar las virtudes del agua en la cura natural. Veamos algunos de ellos:

  • Baño natural (baño de asiento): es el que se toma a una temperatura promedio de 18 °C, por lo general en la bañera o en un recipiente de madera o tina. Lo fundamental de este baño consiste en las fricciones que se aplican sobre riñones, vientre, brazos y piernas. Este procedimiento se realiza alrededor de 20 minutos. Para reactivar la circulación de la sangre, frótese con una toalla gruesa y en forma enérgica para lograr el aprovechamiento total de este método curativo. Si se desea, puede beberse una tisana caliente para contribuir a recobrar el calor. Hay que tener en cuenta que este tipo de baño se debe tomar en ayunas, o una vez completado el proceso de digestión (3 6 4 horas después de la comida). Pueden realizarse dos baños diarios.
  • Baño de pies: se sumergen en hasta os tobillos por espacio de 3 minutos. Si se desea alternar el baño con agua caliente, se deben utilizar dos recipientes. Este procedimiento con agua caliente no debe ser empleado por personas con várices, quienes sólo deberán hacerse los baños de pies con .
  • Baño de brazos: se sumergen los brazos por espacio de 30 segundos en agua fría y luego se balancean suavemente durante 3 minutos. Después se frotan con una toalla y se camina lentamente durante otros 34 minutos.
  • Ducha de rodillas: se logra arrojando agua sobre las piernas en forma paulatina y ascendente desde los pies hasta las rodillas, pero nunca se deben introducir las piernas en el agua. Esta ducha se realiza con agua fría o tibia durante unos 5 minutos, primero en una pierna y luego en la otra.
  • Vendajes fríos: este método consiste en aplicar paños humedecidos en agua fría sobre las extremidades, los riñones, el cuello y el tronco. El cuerpo debe estar caliente y es mejor estar acostado y tapado. Nunca deben aplicarse paños fríos sobre un cuerpo frío. La duración de este tratamiento es de 20 minutos a una hora como máximo y debe realizar una vez por día.

El agua es un excelente medio preventivo y curativo, que purifica y normaliza las funciones orgánicas.


Sobre Anthonela Colón Portal 332 Artículos
Homeópata y Psicóloga. Psicóloga por la Universidad Ramon Llull. Graduada en Homeopatía por la Universidad de Middlesex (Centre for Homeopathic Education). Psicoterapia y Counselling, en the School of Psychotherapy and Counselling Psychology.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*