Cuidando los riñones y las vías urinarias

Cuidado de los riñones y las vías urinarias

La salud de los riñones depende, en gran medida, de un buen régimen alimenticio. De hecho, las enfermedades que los afectan son provocadas, muchas veces, por la mala alimentación. Es decir, la ingestión de productos nocivos o el hábito de comer en exceso. Conozca qué son perjudiciales y cuáles son beneficiosos para su buen funcionamiento.

¿Que función cumplen?
Nuestro organismo posee dos riñones, uno a cada lado del cuerpo, ubicados detrás de las últimas costillas. Miden unos 10 a 12 cm de alto y pesan alrededor de 150 g. El tejido renal está compuesto de cuerpos especiales, llamados nefrones.

Su función principal es filtrar la sangre (entre 178 y 180 litros diarios, cada uno), y producir la orina (entre 1 y 1.5 litro por día), que permite eliminar sustancias excedentes o nocivas disueltas en el . Los riñones cumplen, además, una función reguladora del medio interno (la sangre y los líquidos corporales): la mayor parte del filtrada y de las sustancias útiles (en especial las sales y la glucosa) son reabsorbidas y devueltas a la corriente sanguínea; esto mantiene en equilibrio sus proporciones, de acuerdo con las necesidades del organismo.

Del riñón nacen las . Los uréteres son los conductos por los que sale y baja la orina de los riñones. La vejiga urinaria tiene forma de bolsa y actúa como depósito de la orina.

La uretra es el conducto por el que sale la orina la vejiga. En la mujer termina en la vulva; en el hombre, en la punta del pene. Y actúa también como canal para el esperma.

El hombre, además, posee la , una pequeña glándula ubicada en la parte incial de la uretra, que segrega un líquido para la protección de los espermatozoides.

Los riñones y las vías urinarias son piezas clave para la salud del organismo. Si el filtro, o los conductos, funcionan mal, las sustancias nocivas contaminarán los tejidos renales, volverán o la sangre —y de allí a todo el cuerpo—, o se propagarán a través de los tejidos y originarán, tarde o temprano, diversas enfermedades, algunas de extrema gravedad.

Las enfermedades
Como toda máquina orgánica, si forzamos el trabajo de los riñones y las vías urinarias, tarde o temprano fallarán. Las dolencias comienzan manifestándose como irritación, luego se produce la circunstancial o crónica, que puede llegar hasta el colapso parcial o total de los riñones.

La inflamación del tejido renal se denomina nefritis y se manifiesta, entre otros síntomas, con dolor y con orina sucia. La de la vejiga urinaria se llama y se caracteriza por el deseo casi permanente de orinar, aun cuando la micción sea muy escasa. La nefrosis es el colapso del tejido renal, y representa una etapa de mucha mayor gravedad.

Otra enfermedad renal muy común son los cálculos. Cuando el riñón no puede disolver en el agua una porte de las sales, la urea y las sustancias nocivas, éstas se solidifican formando primero arenilla – que origina irritación y dolor – y, luego, piedras de mayor tamaño que obstaculizan las vías urinarias.
El cólico renal (que provoca dolores muy agudos e intensos) se produce cuando se obstruye el uréter, y éste se contrae con espasmos para expulsar el cuerpo extraño.

Los nefrones
Cada riñón está formado por millones de pequeñas unidades, llamadas nefrones, que actúan como una especie de microfiltros de la sangre y de producción de orina. Los nefrones están formados por una parte con forma de ovillo, y por un tubo largo y fino que se enrolla varias veces sobre si mismo.

Los enemigos
Como toda máquina orgánica, si forzamos el trabajo de los riñones y las vías urinarias, tarde o temprano fallarán. En primer lugar, esto puede suceder por el hábito de comer en exceso, por encima de nuestras necesidades, lo que hará que tanto el aparato digestivo como el excretor (del que los riñones forman parte) vean recargadas sus funciones. En este mismo libro, señalamos que una persona necesita entre 2.500 y 3.000 calorías diarias, según su físico y su actividad, y presentamos una tabla de calorías de los distintos alimentos.

En segundo lugar, determinados alimentos son enemigos del buen funcionamiento renal, por la gran cantidad de sustancias nocivas que contienen: los fiambres y embutidos, el chocolate y las golosinas, las conservas y los productos industrializados, en general. También atentan contra la salud renal la sal y los condimentos, el té y el café, la manteca y los quesos salados, las bebidas alcohólicas y las gaseosas.

Por supuesto, por razones de hábito, necesidad o gusto, no siempre se pueden eliminar todos esos elementos de nuestra dieta. Lo que debemos hacer, entonces, es reducir al mínimo su consumo.

Los aliados
Otros alimentos, por el contrario, son imprescindibles para mantener la salud de los riñones. Estos alimentos, en general, actúan como desinfectantes, depuradores y antitóxicos y, por eso, son sus aliados. Ellos son el ajo, el apio, el berro, la cebolla, el limón, la naranja, la pera, la sandía, el pepino y las uvas. Inclúyalos en su dieta, ya que representan una valiosa ayuda para el buen funcionamiento renal.

Sin llegar al nivel de los anteriores, la siguiente lista incluye una amplia gama de alimentos, de acción beneficiosa y permite elaborar una dieta bastante completa: tomate, zanahoria, berenjena, aceitunas y aceite de oliva, quesos duros, puerro, nuez moscada, verduras de hoja, calabaza, manzana,piña (ananá), plátano (banana), ciruelas, fresas (frutillas) y cerezas, perejil, lentejas, papa, trigo y harina integral, miel, polen y jaleo real, remolacha y coliflor.

Algunos Consejos
La vida sedentaria, el encierro y la falta de ejercicio son enemigos de la salud en general, y también de la de los riñones. A la inversa, el sol y el aire libre, las caminatas, el ejercicio físico y los deportes son beneficiosos, porque ayudan a expulsar, mediante el sudor, grandes cantidades de sustancias tóxicas. Además, permiten mantener en,buena forma el organismo y ayudan a lograr un peso adecuado.

Otra forma natural de aliviar el trabajo renal son los baños de vapor, al menos una vez a la semana, y por períodos de 10 a 15 minutos, ya que abren los poros de la y permiten una buena acción depuradora. Luego de estos baños es conveniente también una sesión de , que favorecen la circulación. Todos estos consejos sencillos, junto a una dieta adecuada, están dentro de las posibilidades de ser realizados por cualquier persona que desee cuidar su salud.

Plantas y hierbas
Algunas plantas y hierbas medicinales poseen cualidades extraordinarias para prevenir dolencias renales, para aliviadas, o colaborar en su curación.

• Anís: favorece la eliminación de sustancias tóxicas. Hierva 50 g en un 1 litro de agua y beba tres tazas diarias.
• Ginseng: actúa como depurativo, diurético y desinflamatorio. Hierva 40 g de la raíz en un litro de agua y tome una taza luego de cada comida.
• Grama: excelente contra dolores y acidez de la orina. Hierva 30 g en un litro de agua y tome cuatro tazas diarias.
• Hinojo: indicado contra inflamaciones, dolores e intoxicaciones leves. Hierva 15 g de la raíz en das litros de agua y beba una taza por día.
• Malva: favorece la expulsión de sustancias tóxicas. También está indicado en casos de dolores y malestares leves. Hierva 50 g en un litro de agua. Tome dos tazas por la mañana y una antes de la cena.
• Menta: tiene acción preventiva y es indicada para todos los malestares leves. Hierva 40 g en dos litros de agua y beba una taza antes de cada comida.
• Romero: contra infecciones y dolores. Hierva 30 g en un litro de agua y tome tres tazas diarias.
• Salvia: es depurativo, calmante y diurética. Hierva 50 g en dos litros de agua y beba dos tazas diarias.
• Saúco: de acción depurativo. Hierva 30 g en un litro de agua y beba dos tazas por día.
• Valeriana: para malestares generales leves. Hierva 30 g en un litro de agua y beba dos tazas diarias.
• Zarzaparrilla: contra la orina sucia y las intoxicaciones. Hierva 20 g en dos litros de agua y beba una taza por día.

TRATAMIENTO PARA LOS TRASTORNOS MAS AGUDOS
En casos de trastornos más agudos y persistentes, junto con lo indicado por el médico, pueden utilizarse algunos tratamientos naturales. En relación con las comidas, se indican aquellas que deben incluirse en la dieta. En todos los casos, deben reducirse los alimentos nocivos, pero se señalan los que son necesarios descartar totalmente.

Dolores
Hervir 25 g de amapola, 10 g de ginseng y 1 g de malva en un litro de agua. Beber dos tazas por día. Tomar baños de sol y realizar caminatas. Ingerir ensaladas de verduras frescas (tomate, cebolla y espinaca), sopas de verduras, papilla de cereales integrales y miel, lentejas aderezadas con ajo y jugo de limón.
Duración del tratamiento: 2 meses.

Nefritis
Hervir partes iguales de manzanilla, malva y cola de caballo en un litro de agua. Beber tres tazas diarias. Tomar baños de sol y realizar caminatas. Eliminar totalmente los picantes y condimentos, y reducir al mínimo las gaseosas, el azúcar refinada y la sal. Ingerir ensaladas frescas, lentejas, pepinos, miel y cebolla cruda. Aderezar todas las comidas con ajo y tomillo. Beber abundante jugo de zanahoria. Tomar una taza de té al acostarse.
Duración del tratamiento: 3 meses.

Orina Sucia
ervir partes iguales de grama, hinojo, malva y anís en dos litros de agua. Beber tres tazas por día. Tomar baños de sol, y hacer baños de asiento y caminatas. Ingerir ensaladas de frutas, pan integral y sopas de verduras. Beber abundante agua con jugo de limón, y un jugo de tomate por día. Eliminar totalmente fiambres, aceites industrializados, chocolates, golosinas y conservas.
Duración del tratamiento: 2 meses.

Molestias a la vejiga
Hervir 5 g de amapola, 10 g de hinojo, 15 g de malva y 15 g de ginseng en dos litros de agua. Beber dos tazas por día. Tomar baños de sol, y realizar caminatas y masajes. Seguir el mismo régimen de comidas y con la misma duración que para la inflamación de vías urinarias.

Irritación de las vías urinarias
Hervir 50 g de ginseng y 20 y de malva en un litro de agua. Beber dos tazas por día. Tomar baños de sol, realizar caminatas y natación. Ingerir ensaladas frescas, lentejas y dos cucharadas diarias de miel. Beber un jugo de tomates por día. Eliminar las gaseosas, el alcohol, los alimentos industrializados y toda comida irritante.
Duración del tratamiento: 2 meses.

Cálculos a la vejiga
Hervir 10 g de malva, 15 g de diente de león y 30 g de cola de caballo en dos litros de agua. Beber tres tazas diarias, que pueden endulzarse con una cucarada de miel pura. Tomar baños de sol y de vapor. Realizar caminatas y natación. Ingerir ensaladas de tomate, ajo, cebolla y lechuga, sopas de verduras y ciruelas en compota. Tomar el jugo de 10 limones por día.
Duración del tratamiento: tres meses.

Cólico Renal
Hervir 15 g de ginseng, 15 g de malva, 10 g de amapola y 10 g de menta en un litro de agua. Tomar baños de sol y baños calientes, y friccionar todo el cuerpo con agua templada. Realizar caminatas. Ingerir ensaladas de verduras crudas y frutas en abundancia; poca carne. Beber el jugo de cuatro limones con el jugo de un berro, por día. Eliminar por completo todos los alimentos nocivos para los riñones, indicados en este capítulo: los condimentos, las frituras, el alcohol y el tabaco.
Duración del tratamiento: un mes.

Cistitis
Hervir 15 g de salvia, 15 g de valeriana y 15 g de menta en un litro y medio de agua. Tomar dos tazas por la mañana, una por la tarde y otra por la noche. Tomar baños de sol, de vapor y de mar. Realizar caminatas. Ingerir (manzanas y naranjas), y ensaladas de verduras frescas crudas. Beber el jugo de ocho limones y, también, dos cucharadas de miel por día. Eliminar la carne, los condimentos, los picantes y los chocolates; consumir poca sal, y nada de alcohol ni de tabaco.
Duración del tratamiento: tres meses.

Inflamación de la próstata
Hervir 10 g de amapola, 15 g de malva y 5 g de salvia en dos litros de agua. Beber dos tazas diarias. Tomar baños de sol y de vapor. Hacer ejercicios. Ingerir ensa odas de verduras frescas, jugos de frutas, arroz integral, miel, polen, jalea real, soja, avena, lentejas, remolachas cocidas, papas, papillas de cereales integrales. Eliminar carnes, condimentos y picantes, chocolates, gaseosas, pastas, alcohol y tabaco.
Duración del tratamiento: cuatro meses.

Inflamación de las vías urinarias
Hervir 15 g de malva, 0.5 g de amapola, 10 g de hinojo y 5 g de zarzaparrilla en 3 1/2 litros
de agua. Beber dos tazas diarias. Tomar baños de sol y realizar caminatas. Ingerir ensaladas de verduras crudas, remolachas cocidas y poca carne. Beber el jugo de cuatro limones antes del desayuno. Eliminar productos irritantes, como alcohol y tabaco.
Duración del tratamiento: un mes.
El mismo tratamiento se utiliza para el escozor durante la micción.

RECETA CON ACELGA
Ingredientes
• 1 kg y 200 y de acelga (sólo las hojas);
• 8 cucharadas de manteca derretida;
• 5 cucharadas al ras, de harina integral;
• 1/2 litro de leche;
• un poco de sal.

Preparación
• Lavar bien las hojas y cortar, con las manos, en trozos grandes. Hervir tres litros de agua y cocinar la acelga por 15 minutos. Escurrir y hervir 10 minutos más. Escurrir suavemente hasta quitar toda el agua.
• Hervir la leche. En una cazuela, cocer la manteca y la harina. Cuando la preparación comience a dorarse, agregar la acelga y mezclar bien. Agregar 20 cucharadas de leche hirviendo y, luego, verter el resto. Mezclar todo con cuchara de madera y dejar hervir por 10 minutos más.


Sobre Anthonela Colón Portal 332 Artículos
Homeópata y Psicóloga. Psicóloga por la Universidad Ramon Llull. Graduada en Homeopatía por la Universidad de Middlesex (Centre for Homeopathic Education). Psicoterapia y Counselling, en the School of Psychotherapy and Counselling Psychology.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*