Conjuntivitis, Blefaritis, Tratamiento

de la conjuntiva, membrana que recubre el interior de los párpados y la superficie de la esclerótica o blanco del ojo. La conjuntivitis recibe en ocasiones el apelativo de “ojo rojo.”

¿Cómo se contrae la conjuntivitis?
La conjuntivitis es una afección común en los Estados Unidos; afecta a 1 de cada 50 personas al año.

Conjuntivitis aguda. Es una afección contagiosa y, a menudo, resultado de la acción de bacterias como la Haemophilus o de como el adenovirus, que puede ser causa del resfriado común. La conjuntivitis aguda se propaga con rapidez en ámbitos escolares durante
las estaciones de primavera u otoño.

Conjuntivitis neonatal. Este tipo de conjuntivitis tiene lugar cuando la mujer embarazada que padece una infección por clamidias o gonorrea se la transmite a su hijo durante el parto. La conjuntivitis neonatal también recibe el nombre de oftalmia neonatal y se trata con antibióticos.

Conjuntivitis alérgica. Las alergias y sustancias irritantes también pueden provocar conjuntivitis. La conjuntivitis alérgica es más común en adultos y no es contagiosa. Entre los agentes irritantes y alergenos se encuentran los cosméticos (incluso el rímel), el polen, los contaminantes del aire, el humo, el polvo, los venenos de las plantas y la caspa de los animales domésticos.

CONJUNTIVITIS, BLEFARITIS


Con amapola puede elaborarse un sencillo colirio que alivia los ojos si pican o están hinchados.

Es importante saber que de las amapolas sólo se pueden usar los pétalos, nunca los frutos, que contienen gran cantidad de y pueden resultar tóxicos. Además, debe evitarse tomar amapola durante el embarazo o la lactancia y no debe suministrarse a niños pequeños.

Ingredientes:
destilada
0,9 g de sal marina (una punta de cucharita de café)
1 cucharadita de pétalos troceados de amapola

Preparación:
Se disuelve la sal en 100 ml de . De ese modo se consigue la solución conocida como suero fisiológico. A continuación se pone a hervir durante entre 10 y 20 minutos, y una vez ha pasado ese tiempo se repone el que se haya evaporado hasta tener de nuevo 100 ml. Entonces se añaden los pétalos de amapola troceados y se deja reposar otros 10 minutos. Por último, se filtra con sumo cuidado.

Uso:
Puede utilizarse como colirio, echando unas gotitas en los ojos, o como baño ocular, utilizando una gasa o un algodoncito, o bien una bañerita ocular.


Sobre Anthonela Colón Portal 332 Artículos
Homeópata y Psicóloga. Psicóloga por la Universidad Ramon Llull. Graduada en Homeopatía por la Universidad de Middlesex (Centre for Homeopathic Education). Psicoterapia y Counselling, en the School of Psychotherapy and Counselling Psychology.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*