Colesterol alto y sus consecuencias – Segunda Parte

La arteriosclerosis, junto con las enfermedades cardíacas, es una de las principales causas de Fallecimiento en los países occidentales.

Colesterol alto

Arteroesclerosis: Es una enfermedad crónica y progresiva de las arterias. Básicamente, consiste en el esclerosamiento (endurecimiento) del tejido que las compone, que pierde paulatinamente su natural elasticidad.

La edad avanzada y los altos niveles de colesterol en la sangre son algunos de los factores que favorecen su aparición. El colesterol se va acumulando en las paredes de las arterias y provoca su agotamiento, esclerosis y rigidez.

Alto riesgo
Las arterias son como tubos flexibles que se angostan y se ensanchan para impulsar el paso de la sangre. Cuando se estrechan y endurecen, la circulación se hace más lenta y difícil. Por un lado, esto provoca un aumento de la tensión arterial y origina hipertensión.

Es una situación de alto riesgo, ya que puede derivar en ataques que ocasionen parálisis parciales o totales (hemiplejía o apoplejía) e, incluso, la muerte.

Por otro lado, dificulta la irrigación y la oxigenación de los tejidos. Esto es especialmente grave en el cerebro. Se manifiesta a través de pérdida de la , carácter irritable y con tendencia al enojo, y puede llegar, en los casos más avanzados, a situaciones de demencia. Como vemos, no se trata de problemas menos, sino consecuencias realmente graves.

Por eso, es tan importante que, desde jóvenes o desde lá etapa media de la vida adulta, adecuemos nuestros arterias con hábitos de alimentación para prevenirlos.

¿Sabias que?

  • La sal puede provocar hipertensión arterial.
  • Una alimentación rica en grasas de origen animal puede producir colesterol elevado.
  • Tanto la hipertensión arterial como el colesterol elevado, además del tabaco, la obesidad, la , el estrés y el sedentarismo son factores de riesgo para contraer arteriosclerosis.
  • La arteriosclerosis puede producir enfermedades coronarias, como la angina de pecho o el infarto de miocardio…
  • La arteriosclerosis cerebral puede provocar accidentes vasculares importantes, como la trombosis o la embolia, y llegar, incluso, a provocar la demencia.
  • Los trastornos cardiovasculares ocasionados por la arteriosclerosis son una de las causas más frecuentes de mortalidad en los países desarrollados.
  • El sedentarismo es un muy importante factor de riesgo en la arteriosclerosis, porque favorece el aumento de los niveles de materias grasas en la sangre y el depósito de ellas en las paredes de las arterias.

La

Aunque es mucho menos riesgosa que la hipertensión, la baja presión también tiene consecuencias molestas, como el desgano y el abatimiento. Puede ser el resultado de la (bajo nivel de azúcar en la sangre), en cuyo caso es bueno comer un caramelo, una cucharada de azúcar o de miel, o cualquier alimento endulzado. Si ésta no es la causa, lo recomendable es comer algún alimento salado, como un poco de jamón crudo, o tomar un caldo.

La hipertensión arterial

Aunque normalmente no lo notemos, el aire que nos rodea tiene una cierta presión que actúa sobre nosotros (la que los reportes del clima informan como presion atmosférica o ambiental). Para compensar esta fuerza, nuestro cuerpo debe ejercer una presión opuesta. En caso contrario, estaríamos, realmente, por el “piso”. La presión ambiental no siempre es la misma. Por un lado, desciende cuando estamos a mayor altura sobre el nivel del mar. Por el otro, dentro de ciertos niveles, se modifica con el clima. Es lo que explica que, en días muy húmedos, nos sintamos abatidos y sin fuerzas.

Cuando se presentan valores por encima de los normales, estamos en presencia de la hipertensión. De manera incidental, puede ser provocada por la ingestión de ciertos , o cuadros pasajeros de disgusto o . El exceso de peso, por un lado, y la hiperactividad o la actividad bajo presión constante son factores que la favorecen. Si se convierte en un hecho permanente, existe el riesgo de un pico de hipertensión.

Se manifiesta con sensación de fatigo frente a cualquier esfuerzo, rostro enrojecido, signos de acaloramiento y (especialmente en la zona de la nuca), entre otros síntomas. En este caso, es imprescindible la consulta con el médico para orientar un tratamiento.

En todos los casos, es bueno, bajar un poco el ritmo de actividad y enfocar los problemas desde una perspectiva mucho más tranquila, cuando aún se está a tiempo. Ninguna consideración económica o personal justifica el avanzar a paso rápido hacia la parálisis o la muerte.

Para favorecer la circulación y combatir el colesterol licue un puñado de perejil y germinado de alfalfa en una taza con jugo de piña sin endulzar.

La Prevención es Importante:
El colesterol alto, la arteriosclerosis y, en cierta medida, la hipertensión pueden ser prevenidos. Ayúdese y combátalos en sus fases iniciales, siguiendo algunos pasos muy sencillos:

  • Reduzca la cantidad de carnes en su dieta y coma cortes magros y desgrasados. Ingiera lácteos parcialmente desgrasados y reduzco la cantidad de manteca.
  • Reduzca la cantidad de sal y condimentos picantes (o elimínelos en caso de hipertensión).
  • Evite las frituras. Consuma mayor cantidad de verduras (en especial las de hoja) y . El ajo, la cebolla y el limón son sus aliados, utilícelos para condimentar las ensaladas.
  • Aproveche el valor nutritivo de la soja, ya sea en porotos o en brotes.
  • Incorpore la alfalfa a su dieta. Tome abundante jugo de limón y de cítricos. Controle la cantidad de colesterol que ingiere a través de los alimentos que consume.

Ejercicio físico:

  • Realice caminatas en zonas de aire puro.
  • Elija el deporte de su gusto y comience a practicarlo gradualmente.
  • Tome un poco de sol diariamente o, por lo menos, un par de veces en la semana.
  • Elija un pasatiempo que le demande cierta actividad física, como la jardinería o la carpintería. Así ayudará a quemar grasas y a mejorar la .

Baños:
Tome baños calientes y fríos combinados, seguidos de una sesión de con la toalla, tal como se i indica en el capítulo referido a la artritis. Ayudan a eliminar toxinas y otras sustancias, mediante el sudor, y mejoran la circulación.

Elimine el Alcohol y el Tabaco:
En todo caso disminuya al máximo su consumo. Ambos son aliados de la arteriosclerosis y de la hipertensión. El alcohol, además, impide o retrasa la eliminación de la grasa que proveen naturalmente ciertos alimentos.


Sobre Anthonela Colón Portal 332 Artículos
Homeópata y Psicóloga. Psicóloga por la Universidad Ramon Llull. Graduada en Homeopatía por la Universidad de Middlesex (Centre for Homeopathic Education). Psicoterapia y Counselling, en the School of Psychotherapy and Counselling Psychology.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*